Pareciera ser que la menor de las actividades que pueden impactar el ambiente es el de los servicios, sin embargo, ha sido de gran experiencia durante los últimos 30 años el estar involucrados con empresas de servicios, tanto las relacionadas con el sector medioambiental como las que su actividad natural es el servicio, el orientar, asesorar, gestionar e interactuar con las autoridades dentro de este ramo de la actividad económica, siempre ha sido de gran importancia y aprendizaje para la obtención de la seguridad jurídica que es necesaria para la adecuada prestación del servicio.